Ley de Contrato de Trabajo

Legislación

Normativa provincial laboral

¿Sabías que la Ley de Contrato de Trabajo está hecha para protegerte?

  • Desde que comenzás a prestar tareas, aunque no se haya escrito, vos y la persona empleadora están bajo un contrato de trabajo. Es decir, toda prestación de tareas a favor de otra persona, en formato normal y habitual, presume la existencia de un contrato de trabajo, salvo que se demuestre lo contrario.
  • Desde que empezás a trabajar, tu empleador/a tiene la obligación de registrarte. Podés exigirle la documentación respaldatoria y/o efectuar la consulta en las terminales de autoconsulta de Anses. Siempre tendrás derecho a reclamar que se te regularice, la Ley de Contrato de Trabajo está hecha para protegerte.
  • Desde el momento de tu registración laboral, contás con obra social. Al comenzar a prestar tareas tu empleador/a debe registrarte, por lo tanto, a partir de allí debe realizar aportes a la seguridad social, por lo que podrás contar con ese servicio.
  • Si pago del salario es mensual, puede realizarse hasta el cuarto día hábil del mes. Si fuera por jornal u hora o a destajo, semanal o quincenalmente.
  • Las horas extras deben pagarse con recargo calculado sobre el salario habitual del 50%, en días hábiles y del 100% los días sábados (después de las 13:00 pm), domingos y feriados.
  • Tenés derecho a vacaciones pagas. Si al 31 de diciembre tenés menos 5 años de antigüedad, te corresponden 14 días corridos; entre 5 y 10 años, 21 días; entre 10 y 20 años, 28 días; más de 20 años, 35 días.
  • Si a esa fecha no llegás a los 6 meses, te corresponde un día por cada 20 trabajados. Esto si tu convenio colectivo de trabajo no prevé más días.
  • La ley establece que se deben otorgar dentro del período comprendido entre el 1 de octubre y el 30 de abril del año siguiente.
  • La fecha de inicio de las vacaciones debe ser comunicada por escrito con una anticipación de, al menos, cuarenta y cinco (45) días.
  • En caso de despido, tenés derecho al preaviso de la extinción del contrato. La anticipación al despido varía de acuerdo al tiempo laborable. Se debe realizar con 15 días previos cuando te encontrás en período de prueba, un mes si tuvieras una antigüedad menor a 5 años, y 2 meses cuando fuere superior. En dicho plazo, tenés dos horas diarias de tu jornada laboral para buscar un nuevo empleo.
  • En caso de no respetarse tu derecho al preaviso, la persona empleadora deberá pagarte los meses de preaviso negados, como meses trabajados sin remunerar. Si te despiden antes (te hayan registrado correctamente o no) tenés los mismos derechos para cobrar la indemnización que te corresponde.
  • El empleador no puede modificar las formas y modalidades de trabajo sin tu consentimiento. Salvo que las modificaciones sean razonables, no impliquen una alteración sustancial al contrato de trabajo ni impliquen daño material ni moral al trabajador.
  • En caso de embarazo y nacimiento gozás de una protección especial, en tanto tenés derecho a 90 días de licencia por nacimiento. Asimismo, si te despiden siete meses y medio antes o después del nacimiento, deberán adicionar a tu indemnización un año de sueldo.
  • Si estudiás y trabajás, la ley te otorga 10 días anuales de licencia por estudio. Los podés organizar según tus necesidades por examen con un máximo de 2 días corridos antes de rendir.